sábado, 12 de noviembre de 2016

Con la espada en alto



Con la espada en alto te invoco;
con la espada de fuerza diamantina, 
canto tu himno de esplendor y victoria.

¡Fuera las huestes oscuras que atenazan la Tierra
con su infame letanía de muerte!
¡Fuera el espectro de su siniestra creación
de un mundo sin alma,
que oprime nuestros pechos y gargantas!

Brille tan sólo tu centelleante fulgor,
barriéndolo todo,
transmutando cenizas
en el chispeante renacer de un Ave Fénix,
que haga relumbrar,
en todas partes,
tu transfigurada Presencia inmaculada.

Con la espada en alto te bendigo,
a ti, humanidad sin rumbo,
sumergida en la danza de opuestos,
que buscas, entre dolor e ira,
rebelión y torpeza,
un sentido a tu existencia,
olvidada de ti misma.

Mira hacia ti,
detente en tu caminar ciego
y siente el rumor silente que brota
de lo más hondo de tu pecho herido.

Elma

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vuelve Pronto

Muchas gracias por tu visita, y no olvides dejar tu comentario antes de irte.

Sígueme por e-mail